Teoría de la contención

Containment1
Las soluciones de contención se utilizan para proteger a los operarios y el entorno de productos peligrosos durante los procesos de fabricación. En la última década, el incremento de la potencia de los productos ha dado lugar a la necesidad de contar con estrategias de control cada vez más avanzadas.

¿Qué es la contención?

“Contención” es la creación de una barrera entre el producto empleado en el proceso de fabricación y el personal situado en el entorno operativo.

 

Los sistemas de contención son básicamente dispositivos para que los empleadores cumplan con las normas en materia de salud y seguridad de sus empleados.

En procura de este beneficio, se utilizan soluciones de contención para proteger a los operarios y el entorno de productos peligrosos durante los procesos de fabricación. Durante la última década, el incremento de la potencia de los productos ha dado lugar a la necesidad de contar con estrategias de control cada vez más avanzadas.

En su materialización, la contención adopta la forma de aislamiento del producto y el proceso en lugar de aislamiento del operario, con lo cual se elimina la necesidad de usar equipos de protección personal. Como beneficio secundario, los equipos de contención permiten evitar la contaminación cruzada, reducir la necesidad de limpieza y crear un entorno de trabajo más ergonómico y eficiente de conformidad con la normativa de la FDA y el diseño GMP (buenas prácticas de fabricación).

Los tipos de equipos de contención empleados presentan grandes diferencias en función de la aplicación en procesos, los equipos de procesamiento involucrados, el nivel de toxicidad del producto y, fundamentalmente, el nivel de protección requerido. Las soluciones típicas van desde aisladores y cabinas de extracción hasta válvulas de mariposa divididas, como las ChargePoint®.

 

El nivel de protección requerido en materia de contención se cuantifica como un objetivo de desempeño de contención (CPT).

El ISPE (Institute of Pharmaceutical Engineering) ha formalizado la medición del desempeño de equipos en función de esos niveles con la publicación de una guía titulada “The ISPE Good Practice Guide: Assessing the Particulate Containment Performance of Pharmaceutical Equipment” (Guía ISPE de buenas prácticas: evaluación del desempeño en materia de contención de partículas de equipos farmacéuticos).

Esta guía fue elaborada por el Comité SMEPAC con el fin de proporcionar una medida estándar de la eficacia de la contención durante el procesamiento de sólidos en unidades de microgramos por metro cúbico(µg/m³). Por ejemplo, una válvula estándar ChargePoint® tiene capacidad de contención hasta niveles de <1µg/m³.

La capacidad de contención de las válvulas de mariposa divididas de ChargePoint® está certificada de conformidad con estas pautas de SMEPAC, para brindar a nuestros clientes desempeño validado y tranquilidad.